Aula Virtual

FILOSOFÍA

 

La filosofía del Colegio Adventista de Ibagué, está basada en los fundamentos de la iglesia  Adventista como son:

 

  • Reconocer a Dios como el creador y sustentador de la tierra y de todo el universo, él es la fuente del conocimiento y de la sabiduría. A su semejanza Dios creó al hombre perfecto.  Debido al pecado el hombre perdió su condición original y la educación cristiana por medio de la fe perfecta en Cristo, restaura en el hombre la imagen de su hacedor para desarrollar en él una dedicación inteligente a la obra de Dios en la tierra y para proporcionarle una preparación práctica para un servicio concienzudo a  sus semejantes.
  • Que las sagradas escrituras, tanto el antiguo como nuevo testamento fueron dadas por inspiración de Dios y contienen la revelación de su voluntad a los hombres constituyendo así la única regla de fe y conducta.  Se acepta el don de profecía manifestado en el ministerio de la señora Elena G. White, por esto tomamos la revelación como  el principio guiador de la filosofía de la educación.
  • El colegio a través del programa educativo quiere ayudar a la juventud a prepararse para una ciudadanía efectiva en este mundo y para recompensa  de una ciudadanía en la tierra nueva.  El programa educativo  da importancia en primer lugar a la construcción del carácter  y al fundamento de la vida de sus niños y jóvenes.  Hace provisión para la obtención e interpretación  de lo que es apropiado del almacén del conocimiento secular común y habilita en el desarrollo mental, social, vocacional y físico.
  • Que  una parte importante en la formación de los jóvenes es enseñarles principios de salud y para ello  los maestros deben por su ejemplo ser una influencia positiva hacia sus alumnos en el comer, beber, vestir e invitarlos a practicar abnegación y dominio propio.  Se les enseñará que todas sus facultades son de Dios, que  él tiene derecho sobre cada una de ellas y que el abusar de su salud de cualquier manera que sea, desprecian una de las bendiciones más selectas de Dios.
  • Que la verdadera educación  consiste en desarrollar en los educandos la individualidad, la facultad de pensar y hacer que sean pensadores y no meros reflectores de los pensamientos de otros hombres; para que puedan llevar responsabilidades, dirigir empresas e influir sobre el carácter.
  • Que el verdadero propósito de la educación es formar hombres y mujeres idóneos para servir, desarrollar y poner en ejercicio activo todas sus facultades.
  • Las sagradas escrituras como norma perfecta de verdad se le debe dar el primer lugar en la educación.  Para obtener una educación de tal  nombre debemos recibir un conocimiento de Dios el Creador y de Cristo el Redentor revelado en su palabra.
  • Una educación integral es como un proceso formativo que incluyen todos los elementos propios de la persona como son lo espiritual, intelectual, físico y social.  Por eso este pensamiento ideológico presentado por la educadora Elena G. de White dice:

     “La verdadera educación significa más que la prosecución de un determinado curso de estudio.  Significa más que una preparación para la vida actual.  Abarca todo el ser y todo el período de la existencia accesible al hombre.  Es el desarrollo armonioso  de las facultades físicas, mentales y espirituales.  Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero”.